NO PUDIMOS

Cuatro años después de su fundación, Podemos se refugia en un discurso defensivo muy del gusto del núcleo más duro de sus seguidores. La semana pasada, en los actos de celebración del aniversario, el secretario de Organización, Pablo Echenique, vino a decir que este muerto está muy vivo. Y puso como prueba de su vitalidad que “el cártel que gobierna España y sus voceros se siguen gastando millones de euros en intentar convencerte de lo contrario”. El victimismo de siempre. La culpa es de los demás. En resumen: si no hubiera oponentes políticos y si todos los medios de comunicación nos dijesen amén, gobernaríamos. La existencia del mundo alrededor se lee como una conspiración.

También los escritores pensamos que, si no hubiera otros escritores y los periódicos solo hablaran de nuestros libros, dominaríamos el mercado. Ay, si nadie nos llevara la contraria nunca, qué fácil sería asaltar cualquier nube del cielo. Como hay muchos politólogos en Podemos, supongo que están al tanto de que ese modelo político sin oposición ni prensa en contra ya se probó en muchos países, y sigue vigente en algunos. Confío en que no lo crean deseable para España.

No es una buena noticia que Podemos haya pasado en cuatro años de representar la posible renovación de un discurso político a ser el principal obstáculo de la misma. No lo es para nadie. No hay nada que celebrar.

Sergio Del Molino ( El País )