NO SE PUEDE GOBERNAR A GOLPE DE UN FRAUDE

La decisión de la Mesa del Congreso, que deja fuera de la tramitación la enmienda del PSOE para saltarse al Senado, resulta razonable y ajustada a la legalidad. Una norma como la Ley de Estabilidad Presupuestaria puede modificarse, pero no incurriendo en artimañas. El Gobierno introdujo una enmienda en la ley del Poder Judicial con el fin de eliminar el veto del Senado sobre la senda de déficit y deuda, en contra de la doctrina del Tribunal Constitucional respecto a la necesidad de que exista homogeneidad entre las enmiendas y el proyecto de ley en trámite.

Al mismo tiempo, el Ejecutivo promueve una reforma de la Ley de Estabilidad por la vía de urgencia, lo que podría desembocar en un contexto de inseguridad jurídicaal tramitar al mismo tiempo textos idénticos y por órganos diferentes del Congreso.

El atajo con el que Sánchez pretendía sacar adelante las cuentas públicas aboca a un conflicto jurídico y a una incertidumbre política de imprevisibles consecuencias. La doble realidad que subyace en este intento de fraude legal es la falta de escrúpulos del Gobierno a la hora de salvar los obstáculos con los que se topa y la extrema debilidad de un presidente que navega a la deriva.

El Mundo