NO TODO VALE

Hemos utilizado todas las palabras y expresiones más adecuadas para esta crisis: responsabilidad, equilibrio, civismo, solidaridad, buena voluntad, comprensión, compromiso, esfuerzo, valentía y todo aquello que sirviese para unir a la sociedad española con su gobierno en un momento tan delicado como el que vivimos.

Aparece, sin embargo, Pablo Iglesias, da una rueda de prensa y salta todo el consenso por los aires. De nuevo, se empeña en instrumentalizar políticamente una desgracia colectiva y trata de rentabilizar la angustia de una buena parte de España.

Curiosa forma de pedir el consenso y el apoyo de la mayoría. Que sepa el Gobierno que no nos tragamos todo: no es el momento, pero habrá que decir que la gestión sanitaria de la crisis deja mucho que desear; dejémoslo para más adelante.

También hay que decir que el plan económico para rescatarnos del desastre que viene es corto, poco ambicioso y de dudosa efectividad.

Debe saber también el Gobierno que gran parte de los ciudadanos de este país duermen mal pensando en las ocurrencias de unos políticos poco experimentados, de quienes no conocemos si saben nadar con la corriente en contra.

El Astrolabio ( ABC )