España  está  sumida  en  una  espiral  hacia  abajo  abocada  a  la  ruina  destructiva  por  los  que  nos  gobiernan  y lo peor es que no salimos a la calle para tomar las riendas.

Nos  tienen  idiotizados,  atemorizados  por  no  perder  lo  poco  que  nos  permiten  tener,  sí,  lo  que  nos  permiten tener,  porque  en  esta  democracia-dictadura  cada  vez  tenemos  menos  derechos  y  menos  posibilidades para salir adelante.

 No  somos  ciudadanos  que  trabajan  para  tener  una  vida  mejor,  somos  ciudadanos  que  trabajamos  para poder  subsistir,  somos  esclavos  en  el  siglo  XXl.  Pero  no  es  culpa  de  nadie  más  que  de  lo  que  se  decidió  en las  urnas,  cuando  aprendamos  a  votar,  cuando  aprendamos  que  no  es  mejor  lo  malo  conocido  que  lo bueno por conocer habremos avanzado algo (si para entonces queda algo que rescatar).

Ya  nos  han  subido  la  electricidad  a  un  nivel  casi  de  artículo  de  lujo,  lo  mismo  pasa  con  el  gas,  el  gasóleo  y por  ende  los  alimentos  de  primera  necesidad  ya  que  si  suben  esos  suministros  se  refleja  en  todo  porque repercute directamente sobre ellos.

Pedro  Sánchez  hace  tan  solo  dos  días  decía  que  se  avecinan  tiempos  duros  por  las  subidas  de  los suministros  esenciales,  al  que  él  culpa  a  la  guerra  Ucranianorusa  como  si  fuéramos  ignorantes  y  no  nos hubiéramos  dado  cuenta  que  la  subida  empezó  mucho  antes  o  que  nuestro  consumo  de  suministros  no está  vinculado  en  su  mayoría  con  los  países  en  conflicto  o  que  se  haya  filtrado  que  incluso  Rusia  nos  vende el  petróleo  a  un  14%  más  barato,  aprovecha  la  coyuntura  que  se  vive  para  seguir  enriqueciéndose.  Creo  que piensa que si le echan del “trono” que sea con los bolsillos llenos.

 Pero  la  sorpresa  nos  la  dió  el  gobierno  aprobando  hace  un  día  que  destinará  20.319  millones  de  euros para  impulsar  políticas  feministas,  también  aprobó  la  subida  de  las  subvenciones  a  los  sindicatos  de  un 18’33% que viene a ser una cantidad de 17 millones de euros, 3’11 millones más que el año pasado.

A  ver  que  me  aclare…no  hay  dinero  para  pensiones,  ni  para  mejorar  la  educación,  ni  para  sanidad,  ni  para investigar  enfermedades  raras,  ni  proyectos  científicos  para  erradicar  enfermedades  que  no  son  covid,  ni evaluar  expertos  para  reflotar  las  energéticas  de  este  país  y  no  depender  de  otros,  ni  para  subvencionar ayudas  eficaces  para  fomentar  la  contratación  de  empleo,  ni  para  paliar  la  extrema  pobreza  de  miles  de familias españolas y construir viviendas sociales, pero hay dinero de sobra para sus chiringuitos.

Esto  debería  ser  delito,  malversar  el  dinero  público  de  esa  manera  debería  estar  perseguido  y  penado  con máxima dureza.

Debemos  salir  a  la  calle  y  protestar,  no  caigamos  en  la  trampa  de  pensar  que  no  sirve  de  nada, recordemos  que  nuestros  mayores  consiguieron  muchos  de  nuestros  derechos  saliendo  a  la  calle,  osea que sí vale la pena si salimos en masa.

El gobierno trabaja para el pueblo no al revés y eso se nos olvida continuamente.

Desde  Falange  Española  de  las  JONS  hacemos  un  llamamiento  a  la  población  para  que  se  anime  a  salir  a la calle. Por el pueblo, por nuestros derechos, por la justicia social y por España.

Sofía España ( El Correo de España )