El comunismo avanza, pues el PSOE ha dejado atrás la socialdemocracia y ha devenido en un partido frentepopulista. Nos imponen toda clase de leyes ideológicas totalitarias y de censura. No es momento pues de narcisismos ni de ombligismos.
Es el momento de la generosidad para con la patria. En torno a unas siglas y un líder hemos de unirnos todos. Incluidos los que quieran acercarse a nuestras filas  de VOX y del PP. Lanzar un mensaje audaz y sin complejos que atraiga también a los sectores obreros desencantados con el globalismo.
Que quien sería ese líder? Se me ocurren varios nombres, pero eso no es lo importante en estos momentos. Como diría nuestro camarada y editor Álvaro Romero, lo importante ahora mismo es crear una buena plaza de toros donde puedan torear las grandes figuras. Y ya de entre estas elegiremos al que sobresalga.Y no hay otra. Es el momento de actuar unidos pues así lo exige nuestro deber y nuestras conciencias.
Basta ya de escisiones, disgregaciones y de grupúsculos. El Frente Nacional debe ser formado urgentemente. Numerosos empresarios lo apoyarían económicamente pues desean salir cuanto antes de este marasmo y de esta vileza.
Vox es otro partido maricomplejines que cada vez se encuentra más agusto en el sistema. No nos sirve pues. Queremos ver ondear nuestras banderas al aire sin que nos impongan un escudo decadente. El águila imperial es nuestro sagrado símbolo y no renunciaremos a él. Ni a nuestras figuras históricas de las que ahora reniegan en otro hipotético «viaje al centro».
No nos dejemos robar la victoria del 39. Y menos por culpa de los personalismos. Ya está bien. Las hordas marxistas vuelven a avanzar en España. No les regalemos una victoria que convertiría a nuestros hijos en esclavos. Nuestros mayores nos miran desde los luceros con gestos de desaprobación ante lo que contemplan. Y con razón. La ansiada unidad de los patriotas debe de llevarse a cabo pues hay muchísimas cosas en juego. Demasiadas.
Pues si cae España en las garras marxistas pueden caer otros países del Sur de Europa. Se imaginan una Europa dividida en un Norte rico y nacionalista y un Sur pobre y comunista? Un horror. Por ello hemos de esforzarnos al máximo en la reconstrucción del país partiendo de la base de la unidad. No caben ya excusas de mal pagador. Los personalismos deben ceder en aras de algo más grande. Algo por encima de todos nosotros.
Ante la degeneración moral que quieren imponer a nuestros hijos, ante la hambruna que ya muestra sus patas peludas, ante la división de la patria y ante el avance de los bárbaros y de las hordas no podemos escamotear más esfuerzos. Tenemos que unirnos para poder tomar las calles con nuestro mensaje. Tenemos que colaborar todos sin esperar más recompensa que la de una España grande.  Tenemos que poner todos nuestros talentos al servicio de esta causa.
Y que nuestro señor Jesucristo escuche nuestras oraciones que ya nos enviará al líder que necesitemos. No dejemos pues de rezar ni de pedirle al Señor por nuestra patria.
Bueno amigos, el viento del Sur presagia ya la primavera. Vendrán todavía días de frío y hielo pero esta se presentará imparable. Actuemos con la misma fé. Pongamos la vista en el objetivo común y no los dejemos distraer más por más zarandajas.
Ante el espanto que nos produce es días de frío comunismo, pongamos nuestra vitalidad a disposición de Dios y de la patria y el ya decidirá quien será nuestro líder. Pero antes hagamos su plataforma de expansión, para cuando aparezca, su voz llegue clara y firme a todos los rincones de nuestra patria.
Como ya he dicho, está en nuestras manos el futuro de España y de la civilización cristiana. No lo dejemos escapar entre los dedos como líquida agua ni evaporarse. Agarremos el toro por los cuernos como si fuésemos hijos de los dioses romanos y venzamos al comunismo otra vez. David venció a Goliat.
Ahí está nuestro ejemplo y la fuente de nuestra fé en la victoria.
Manuel Fernández Prieto ( El Correo de España )
viñeta de Linda Galmor