¡ NUNCA….NUNCA !

No entregues tu miocardio a quien solo quiere disfrutar de piso pélvico, masa glútea y epitelio glandular mamario.

Entregárselo a quien enamore tus neuronas e hipertrofie tus miocitos cardiacos.

Lola Dixt