En 2018, Eurostat publicó el nivel de corrupción de los países miembros de la Unión Europea, España alcanzaba casi el 8%, siendo el más corrupto de los países occidentales. La corrupción supera el beneficio de todas las grandes empresas y multinacionales juntas.

Como hizo el Tribunal Constitucional en 2019 declarando que el Gobierno había eliminado derechos fundamentales de forma inédita e inconstitucional,  ahora es el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa, desde donde se ha hecho oficial que el Gobierno de Sánchez es el más corrupto de la historia.

El 21 de junio de 2019, el GRECO aprobó las recomendaciones para España para mejorar en “prevención de la corrupción y de la promoción de la integridad en gobiernos centrales y las fuerzas y cuerpos de seguridad”.

El 31 de mayo de 2021, el GRECO recibió el informe de progreso del Gobierno de España, con las medidas adoptadas conforme a las diecinueve recomendaciones del GRECO. Diez recomendaciones trataban asuntos del Gobierno y nueve de los cuerpos policiales.

Evaluando estas medidas, el GRECO concluye: “España no ha cumplido satisfactoriamente ni ha tratado de manera satisfactoria ninguna de las diecinueve recomendaciones contenidas en el informe de evaluación de la quinta ronda. De las recomendaciones, siete se han aplicado parcialmente y doce no se han aplicado”.

Respecto del Gobierno, se han aplicado parcialmente cuatro, es decir, un 40% y tres en el caso policial que supone un 33%.

Es la primera vez en todas las rondas de evaluación y ésta es la 5ª que no se ha cumplido al menos una recomendación.

Como consecuencia, la desconfianza en los políticos ha aumentado en España hasta el 80% de la población, según el último informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR), de junio de 2021.

Javier Marzal ( El Correo de España )