¡ OJO ! HAY CASI 50.000 MUERTOS

Es grave, muy grave, cuanto está sucediendo en España. Sí, disensiones en la Guardia Civil al parecer con la dirección del Ministro Marlasca ; implantación de una renta mínima vital sobre la que pocos pueden estar disconformes con la necesidad de la misma más no así con su objetivo último que no es otro que domesticar un millón de votos cautivos y permanentes; permanencia de un Estado de Alarma innecesario a estas alturas que materializa la dictadura del Sr. Sánchez o ¿debería decir del “Marqués de Galapagar”? ; largas colas del hambre que en Madrid ascienden a unas cien mil personas ; incremento de un millón de personas en el paro, que, en un mes o dos, cuando finalicen los ERTE,s, será el doble ; tensión creciente en el Parlamento con acusaciones graves entre partidos sobre supuestos golpes de estado …..etc.

Evidente la gravedad de la situación política y social en España. Una situación perfecta y “ad hoc” para las intenciones revolucionarias de socialistas, comunistas e independentistas que cuadran con los planes que desde hace tiempo están llevando a cabo para convertirnos en una sociedad socialcomunista, su último objetivo.

Y una situación, además , que les viene como anillo al dedo para que mientras políticos, comentaristas y tertulianos se enzarcen en eternas discusiones no se hable, o se hable poco o nada, de los casi 50000 muertos que ha ocasionado la pandemia del Covid-19 y de cuya responsabilidad no parecen ser ajenos algunos de los componentes de esta banda que nos gobierna, como, por ejemplo , el Sr. Iglesias , mando único responsable de las residencias de ancianos.

Y al hilo de este oscuro personaje, y la de su acompañante la Sra Montero, cabe decir o pensar que como es posible, incluso surrealista, que la que denominan clase trabajadora apoye a esta pareja de caraduras simplemente, entre otras muchas facetas, por lo que todo el mundo sabe respecto al casoplón de Galapagar más propio de una clase más bien muy pudiente que de la que dicen defender.

No me cabe duda : el carácter borreguil de nuestros compatriotas a la hora de votar no tiene parangón en el mundo. Sean de izquierdas o derechas. Todo esto es un camelo descomunal.

Sí, casi 50000 muertos, muchos de ellos fallecidos en situaciones trágicas según vamos conociendo cada vez con más certeza. Esto no puede quedar así y por ello este Gobierno nos sorprenderá cada día con alguna que otra sorpresa. Hay que evitar como sea que se hable de los muertos.

El otro día , el del casoplón de Galapagar acusaba a VOX de querer dar un golpe de estado y a su vez le tendía trampas a Cayetana Alvarez de Toledo entrando en la vorágine de incongruencias en las que esta derecha española navega desde hace años. ¡ Pero si el golpe de estado lo está dando la izquierda a las claras y por derecho desde hace tiempo !

Y además con toda tranquilidad conocedores de que no hay ni habrá reacción de partidos relativistas y acomodados como el PP. Hubo un momento hace unas semanas en las que parecía que esto no iba a ser así. Las “caceroladas” vespertinas contra el Gobierno levantaron una cierta esperanza en ese sentido. Poco ha durado esta esperanza.

Ayer, paseé a las 21:00 por la zona de Nuñez de Balboa, origen de esta aparente rebelión y ya comprobé como este amago ha durado lo que han tardado en abrirse los bares y terrazas que  , por cierto, estaban abarrotados. El “levantisco” barrio de Salamanca ya estaba a lo de siempre : a la comodidad y al relativismo más barato.

Y otrosí cabría decir de las incongruentes ¿dimisiones? de los Ttes Generales de la Guardia Civil que lo único que han propiciado es que ahora el Sr. Marlaska coloque a sus peones más acomodaticios en los puestos que le permitan controlar al Cuerpo al que ya tienen bastante en su línea. Y yo me pregunto : ¿era esta una jugada ya prevista y coordinada?.

Por supuesto que lo ignoro pero ¡ qué casualidad ! si es lo mismo que sucedió en Venezuela. ¡Ah! Y salvando las distancias y el tiempo , ¿alguien recuerda en los prolegómenos de la guerra civil a alguno de los generales dimitir de sus obligaciones por disentir del gobierno del frente popular de entonces? Como dicen los jóvenes ahora : ahí lo dejo. A qué vienen tantos aplausos y glorias.

Mas eso sí , tal como en la fábula de Esopo seguiremos discutiendo si son galgos o podencos y los 50000 muertos en breve serán un anécdota de la historia.

General Chicharro ( El Correo de España )