ORACIÓN POR LA MUERTE JULEN

Dicen que cuando un niño cierra los ojos al mundo,
un nuevo ángel nace en el cielo,
que cuando sus manos se cierran en la tierra,
dos alas se despliegan en la eternidad.

Dicen que cuando un niño deja de palpitar,
un corazón limpio y puro late junto al de Dios,
que cuando dos pies virginales dejan de caminar,
un gran sendero con flores y plantas,
espera en lo más alto de la cumbre.

D.E.P.