OTRA SANGUIJUELA

Un día el presidente del Gobierno fue un vampiro, que decidió tirar de colmillo hasta que no le quedaron más cuellos libres.

Le fueron buscando como al conde Drácula para clavarle la estaca en el corazón, pero entre la niebla del paisaje político, nadie le encontró al apuntar el alba para consumar la profecía.

Pedro Narváez ( La Razón )