En los próximos días, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, iniciará su primera gira por Europa.

Está prevista su asistencia a las cumbres del G-7, de la OTAN y de la UE, a una reunión cara a cara con Vladimir Putin y con Boris Johnson, a bilaterales con cada presidente del G-7, a una cita con el turco Erdogan, a otra más con el primer ministro belga…, pero no tiene en agenda ninguna reunión con Pedro Sánchez, con quien todavía no ha hablado desde que accedió a la Casa Blanca en enero.

Es de esperar que en la reunión que Biden mantendrá con líderes europeos, al menos Sánchez se haga el encontradizo siguiendo aquella vieja costumbre de Rodríguez Zapatero con otros presidentes norteamericanos.

Pero eso no es solución a los graves problemas que acarrea nuestra nula presencia e influencia en el exterior.

España y su presidente están siendo ninguneados, pero aquí el Gobierno no solo no lucha contra eso, sino que presume de su inoperancia.

Inexplicable.

ABC