OVEJAS Y LOBOS

Un País de ovejas, engendra un gobierno de Lobos.

No condenar a un Gobierno, que viola derechos de los ciudadanos, porque fue elegido democráticamente, ( y este no lo es ), es igual a no condenar al marido, que golpea a su esposa, porque ella se casó con él voluntariamente.

Un burro puede fingir ser un caballo, pero tarde o temprano rebuzna.