PABLO IGLESIAS Y EL FRAUDE

Cada nueva revelación que conocemos sobre el caso Dina añade una palada nueva de bochorno sobre Pablo Iglesias. EL MUNDO aporta hoy nuevas informaciones que terminan de desmontar la delirante farsa que Iglesias montó para victimizarse, campaña de la que aún se resiste a apearse contra todas las evidencias.

Hoy publicamos que una abogada de la formación llegó a afirmar que los pantallazos filtrados a los medios en 2016 en realidad «los hizo Dina: eso nos impide acreditar la procedencia ilícita».

Es decir, corrobora la tesis del responsable jurídico, José Manuel Calvente, que venía advirtiendo a Iglesias de que la versión victimista del robo a manos de las cloacas no se sostenía y era fuego amigo: «Qué raro que te roben el móvil en Ikea y no pidas las cámaras», se apunta en el chat.

Pablo Iglesias conocía todo esto hace años. Lo sabía cuando fue a declarar el año pasado como perjudicado y cuando armó el relato del perseguido policial para remontar en las encuestas. Y ese conocimiento que ocultó al juez lo acerca al fraude procesal.

Lo peor de todo es que su equipo legal le estaba ayudando: hoy los investigadores están llegando a las mismas conclusiones que los abogados de Podemos. Pero la reacción de Iglesias fue purgar al mensajero -inventándole a Calvente una acusación de acoso sexual para destruirle- y huir hacia adelante con su mentira.

Sin crédito electoral ni moral, se aferra a su cargo a expensas de los tribunales. Entretanto, el PSOE ejerce de cómplice de Podemos en la Mesa del Congreso para frenar todas las peticiones de comparecencia del vicepresidente. Bochornoso.

El Mundo