Ser padre es algo efímero. Prescribe.
Depende de tu humor, de tu talante.
De cómo estés, del día, del instante.
De cómo uno se siente o se percibe.

Ser padre, como dato, está en declive.
Y es, además, injusto, cabreante,
sexista, insostenible y alienante
relacionarte a ti con cierto pibe.

Encadenarte a pibes, pibas, pibos…
(conviene, al desdoblar, ser exhaustivos)
es opresor y heteropatriarcal.

Por eso, tú has de hacer lo que te cuadre,
que es que se encargue de elles o su madre
o bien la directora general.

Fray Josepho

Libertad Digital