PACTOS DE LA MONCLOA

Pocas cosas más democráticas que un pacto. En ese acuerdo se adquieren compromisos y se consensúan aspectos que no siempre gustan a las partes. Sánchez quiere unos nuevos Pactos de la Moncloa, pero de momento su actitud no es la mejor para alcanzar semejante meta.

No hace autocrítica y solo quiere un cheque en blanco y una sumisión a cambio de nada. En realidad desea que el resto del arco parlamentario se coma los errores cometidos por él y le ayude a sobrellevar una intervención europea, llegado el caso.

Por lo que sabemos y conocemos de Sánchez, ni su fibra democrática ni su formación intelectual tienen nada que ver con los protagonistas de aquellos otros Pactos. Ni él es Suárez, ni Nadia Calviño, Fuentes Quintana. Por no ser igual no lo es ni el momento.

Aquel macroacuerdo sirvió para trazar la hoja de ruta política y económica que nos trajo hasta aquí. ¿Qué pretende ahora Sánchez? Si quiere unos nuevos Pactos de La Moncloa ya puede ir cediendo mucho en favor de los planteamientos del centro-derecha.

Nadie está dispuesto a ceder un ápice de su libertad para salvar a Sánchez de este desastre.

El Astrolabio ( ABC )