PACTOS TRAMPA

Es el terreno del maniqueísmo donde mejor se desenvuelve Pedro Sánchez. De nuevo tiende una trampa a la oposición con el mantra de los pactos, mientras insulta y descalifica a quienes reclama apoyo.

Desde luego, con esa actitud, nadie en su sano juicio acordaría con él. Estos pactos, por otro lado, son exactamente lo contrario a los de La Moncloa de 1977. Aquel acuerdo fue en materia económica la desestatalización de España.

El aparato del Estado era omnipresente en un buen número de sectores productivos. Me temo que eso es lo que quieren los socialcomunistas: colarnos bajo el paraguas de un gran consenso el regreso a políticas intervencionistas, fracasadas y ya superadas.

Pablo Casado, en su condición de líder de la oposición, tiene que aceptar sentarse a hablar. No puede vender ante la ciudadanía un rechazo previo.

Ahora bien, debe exigir un documento base que lleve a este Gobierno, cuyo nivel de despropósito es bien conocido, a que se moje en defensa de una economía libre que genere riqueza y no a una estatalización por la puerta de atrás.

Dialogar, siempre. Pactar, ya veremos.

El Astrolabio ( ABC )