UN PAÍS CONVERTIDO EN MUGRE

España está en el sitio que han querido los partidos. Los gobernantes con su ineptitud para gobernar y los opositores con sus egoísmos y su ineptitud para ser oposición.

Pero mientras tanto los ladrones se llenaban los bolsillos con nuestros dineros. Nos robaban en lo poco, escondiendo la seguridad social de un ayudante, o en lo mucho, robando de los ERE’s o de las obras públicas. Unos se lo llevaban a Suiza, otros se lo gastaban en mariscadas, otros lo repartían entre sus amigos. Solo los suyos.

Al tiempo los pobres eran más pobres, sus contratos más cortos y peor pagados, con mayores exigencias y con más compromisos. Sus salarios más reducidos.

Como los obreros no podían gastar y las empresas no tenían ingresos, los comercios se hundieron, despidiendo a sus empleados. Como los empleados no podían comprarse casa las constructoras se hundieron, despidiendo a sus trabajadores. Como los trabajadores no podían ir de vacaciones cerraron hoteles y restaurantes y despidieron al personal.

Pero nos seguían robando, de las empresas públicas, de los contratos, de las subvenciones, de los EREs. De las becas universitarias.

Como los obreros no tenían ingresos seguían hospedados en casa de sus padres, viviendo de las pensiones de sus padres. Vivían sin casa propia, sin familia propia, sin vida propia. Solo hasta que los padres murieron. Cuando los padres murieron no hubo más y el país se fue a la mierda.

Pero mientras tanto los ladrones se llenaban los bolsillos con nuestros dineros. Mientras nos robaban en lo poco o en lo mucho, de los ERE’s o de las obras públicas. De las becas universitarias o de la Seguridad Social de un ayudante.

España está en el sitio que han querido los partidos. Pero los españoles siguen votándoles. Bueno, no siempre.

Pedro de Hoyos ( Libertad Digital )

viñeta de Linda Galmor