Benditas sean las letras

nubesk

Benditas sean las letras
y sus acordes,
que cuando yo me enojo
ellas ríen,
cuando yo grito, ellas cantan,
cuando yo me detengo
ellas prosiguen.

Y si las puertas se cierran,
el dinero me evade,
y las montañas no ceden,
ellas me aconsejan
no atormentarme más
por algo tan profundo
como tratar de persuadir
a una gaveta enojada.

Emilia Marcano quijada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*