HOJAS MUERTAS

1074401_3505586816304_1749956479_o

HOJAS MUERTAS

A donde van a parar
las hojas secas,
de los árboles
cual pájaros al aire,
se van revoloteando
a donde van a parar
yo me pregunto,
las hojas muertas,
del árbol
que el otoño ha deshojado.

Feliz Tarde.:))

One Comment

  • xcraterh19

    13/11/2017 at 15:08

    Primero decoran las ramas, y lentamente y con permiso del viento del norte, se dejan caer, y no es de forma aleatoria, su intención es alfombrar en torno al tronco que sujeta las ramas.

    Y ya en tierra vuelven a cambiar de color, y los colores se mezclan, y con permiso del viento del norte, la alfombra se hace más grande, más hermosa, y antes me permitido escoger algunas de sus hojas, primero por sus colores y después por su forma, procuro que la lluvia las haya bañado, y las envuelvo en papel oscuro, y las deposito entre las hojas de un gran libro, me lo regalaron mis amigos, finalizaba el mes y el año, crecía un poco más, y el libro guarda sus comentarios, de mis árboles, mis dioses, los Druidas tienen razón, sin ellos no podría vivir el humano.

    Y los días que el viento del norte nos visita, capto su movimiento, como son empujadas, ellas ruedan con fino canto y si sube la temperatura, inician el vuelo hacia el espacio, se suben a una corriente térmica y girando forman una escalera al espacio, y ascienden girando sobre un eje imaginario, pero no llegan lejos y poca altura el viento las deja en libertad y las mira sonriente, ellas planean hacia tierra, sonríen agradecidas por el regalo del vuelo por encima de los árboles, su morada.
    Recorte de “El vuelo de las hojas”.

    Le escribí una noche, tienen miles de detalles cuando son arrastradas por el viento, esa tarde pude fotografiar esa corriente térmica envuelta por hojas de Plataneros de Sombras y algunas de Falsas Acacias. Me guardé algunas de ellas.

    Y para mí no son hojas muertas, tan solo han cambiado, se mantienen, duermen y puedo demostrarlo. Guardo veinte hojas de un Roble, es de Ávila. Están secas pero fuertes, y han pasado muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*