PALABRAS ADECUADAS

Pablo Casado está demostrando mayor liderazgo y musculatura emocional de los que se le presuponían. El joven líder popular es bueno en la forma -comunica muy bien, fundamental en política-, pero también lo es en el fondo. De momento, cuenta por victorias sus contiendas electorales.

La primera a la que se enfrentó fue Andalucía, y ya tiene a Juanma Moreno de presidente de la Junta. Este fin de semana le llega la oportunidad de reivindicar a su partido como la fuerza de centro-derecha que siempre fue: liberal, moderna, reformista, comprometida con España y su unidad, tolerante, abierta al diálogo con todos, sin que ello suponga menoscabo alguno de la defensa de sus principios y valores.

Por paradójico que resulte, los buenos líderes se atan a su armadura ideológica, justamente, para poder ceder en las negociaciones. Su reto ahora es consolidar la hegemonía del PP en el centro-derecha. No es fácil.

Desde que Fraga lograse esa solidez a finales de los ochenta, no se habían presentado contextos políticos tan complejos como los actuales. Las palabras adecuadas y bien expresadas ayudarán mucho a ello este fin de semana.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor