PANORAMA INQUIETANTE

Con los datos de los sondeos sobre la mesa, mucho me temo que después del 10 de noviembre todo siga igual, o peor. Es decir, continuaremos con una España ingobernable y asistiremos a esa ceremonia de la confusión que será el intento de investir al responsable de todo cuanto está aconteciendo: Sánchez.

El inquilino de La Moncloa, incapaz de entenderse ni a derechas ni a izquierdas, forzó esta vuelta a las urnas convencido de que repetiría algo semejante a lo que hizo Rajoy, al que admira sin disimulo alguno. El socialista solo quiere dormir en la cama del poder.

Todo lo demás, es accesorio para él. Tras este nuevo intento, vamos a alcanzar el objetivo buscado: estar peor que antes o que nunca.

A los ciudadanos nos corresponde una cuota de responsabilidad por lo que votamos, pero estas elecciones y sus consecuencias encuentran en la clase política, en su carencia de compromiso con el bien común y su falta de sentido de Estado y de la Historia, a su verdadero culpable.

Ojalá me equivoque y del domingo salga un Parlamento susceptible de dar estabilidad a España. De no ser así, a ver si aprendemos algo los españoles.

El Astrolabio ( ABC )