PARA EL BIEN DE ESPAÑA

España necesita un proyecto como nación. Ninguna sociedad puede avanzar, menos aún en la adversidad económica y sanitaria actual, sin un guion que la cohesione y le dé horizontes por encima del partidismo. Desde que el PSOE de Rodríguez Zapatero impugnó la Transición y el pacto constituyente de 1978, el ejercicio de la política en España no hace más que abrir fosos entre españoles.

Hasta entonces, derecha e izquierda habían ajustado sus propuestas al marco constitucional, estabilizando un bipartidismo que, aun con todos sus vicios, absorbió los extremos y mantuvo el rumbo del país estable. Los pactos de la izquierda con el nacionalismo separatista y con la extrema izquierda han roto el idioma común de la concordia, porque son opciones a las que la otra media España, la del centro-derecha y las clases medias, no puede, ni debe, reconocerlos como actores para gobernar una democracia liberal.

Por eso hace falta reforzar el pacto constitucional de 1978 con ideas que profundicen en sus valores, no en su derogación. El problema de España no es su Constitución, como pretenden los separatistas y la extrema izquierda, sino la falta de aplicación de la Constitución con todas sus consecuencias. No hace falta un proceso constituyente, como el que desveló el ministro de Justicia, sino un proceso de lealtad constitucional.

Y esto solo es posible entre partidos que acepten como premisas la existencia de España como una realidad histórica y nacional, la idoneidad sin alternativa de la Monarquía parlamentaria al frente de un Estado social, democrático y de Derecho, la igualdad de los españoles en torno a una ciudadanía única, sin excepciones por lengua ni territorio, y el reconocimiento de una sola soberanía de la que es titular el pueblo español.

Quienes han hecho de la ruptura de España o de la revancha por el resultado de la guerra civil su objetivo esencialista, no pueden sentirse partícipes de una iniciativa común por el bienestar de la nación española. Ni todas las ideas son legítimas, ni es posible contentar a todos.

ABC publica hoy un panel con 110 ideas para relanzar España. Son propuestas para crear debate e impulsar el inconformismo ante el actual estado de cosas, animando a la formación de una masa crítica regeneracionista para el bien del país. Se trata de una oferta de diálogo basada en la experiencia de estas décadas de democracia y, sobre todo, de los últimos años de enfrentamiento desmedido entre partidos.

Es el momento de hacer una pausa, aprender de las innumerables lecciones de la pandemia del Covid-19 y aspirar a ser nuevamente una nación cohesionada y encaminada a un futuro común.

ABC