PARA GOBERNAR, MENOS RETÓRICAS Y MÁS HECHOS

Conquistaron las alcaldías con la retórica del cambio, pero, cuatro años después, las palabras de Carmena, Colau, Kichi y demás abanderados de la autodenominada «nueva política» no se han traducido en hechos. Al menos no en los suficientes.

Así lo entienden sus ciudadanos según el barómetro de satisfacción con los servicios públicos del que hoy nos hacemos eco. Los regidores de las ciudades de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Cádiz y La Coruña no han cumplido con la mayoría de expectativas creadas en torno a inversiones sociales, vivienda, deshaucios, seguridad, limpieza o tamaño de la deuda.

El domingo los votantes vuelven a las urnas con el balance hecho. Los madrileños recuerdan que solo se han construido 64 viviendas públicas de las 4.000 aseguradas y han sido testigos de más de 12.000 deshaucios. En Barcelona, la ciudad más insegura de España, el cómputo asciende a los 10.700 casos.

Ni Carmena ni Colau han sabido ejecutar con tino la política de vivienda, pese a ser uno de sus principales baluartes.

Estos cuatro años hemos visto a muchos de estos municipios «del cambio» disparar con pólvora de rey cuando se trata de financiar proyectos ideologizados en detrimento de la gestión más relevante: la vida de sus conciudadanos.

El Mundo