PARA MIS » ADMIRADORES » DE LOS LACITOS AMARILLOS

¿ Qué os hice yo,
que en mi rostro, escupís
la infame calumnia ponzoñosa. ?

¿ Qué sombra os puedo hacer,
que arrojo a los vientos,
mis lamentos
y el llanto nubla mis ojos ?

¡ No!… ¡ no os burláis de mí,
sino de todos los españoles.!

¿Por qué, por qué queréis que yo apague
lo que en mi corazón siente ?
¿Por qué ¡ cobardes ! a traición me insultáis ?

Vuestras lenguas viles,
no respetan
a nada…
ni a nadie,
que no sean,
vuestros lazos amarillos.