PEDRO SÁNCHEZ, EL REY DEL SOL, ” YO SOY ESPAÑA ”

No sé que les pasa a los políticos cuando pisan moqueta presidencial, pero hay algunos que, a los pocos días, empiezan a decir alguna que otra tontería muy preocupante.

Ni cien días han pasado desde que Pedro Sánchez llegó al Palacio de la Moncloa y ya se cree el Rey Sol. Todavía no he reaccionado después de escuchar las primeras palabrasde su, por fin, rueda de prensa del pasado viernes.

De todo lo que dijo me quedo con una frase, que refleja muy bien el desvarío o la pájaraveraniega como consecuencia del calor, porque así me lo parece, del dirigente socialista: “Los españoles se ven representados en su Gobierno”. Digo yo que serán, algunos españoles, porque hablar en nombre de todos, como si todo el país se hubiera convertido de repente al socialismo y comulgara con su credo como si esto fuera una dictadura, es una barbaridad. El poder fascina, no me cabe la menor duda, pero hasta este punto y en tan poco tiempo, es un signo de que algo no va a funcionar bien en esta legislatura.

Pues así lo dijo, y se quedó tan pancho. Con sus 84 diputados y cual marioneta pendiente de los apoyos que le quieran dar Podemos, PNV, ERC, PdeCat, Bildu y dos o tres minorías más, Pedro Sánchez se piensa que esto es pecata minuta y que él ya es el líder mundial de la nueva España. De una nueva conjunción planetaria que nos ha traído al Redentor para solucionar todos los males que tiene nuestro país.

Me parece a mí, que este Sánchez, que ha llegado al poder con pies de barro y que en cualquier momento puede caer de su pedestal, no se ha enterado de que hay muchos españoles que no comulgan con su credo.

Españoles que no quieren que les suban los impuestos, que se le han puesto los pelos como escarpias cuando han visto cómo ha negociado con Europa subir el déficit dos décimas, en su afán de gastar más dinero y que después otros paguen la factura.

Españoles que no quieren que amenacen la educación concertada, que releguen a la Religión a un segundo plano en la educación de sus hijos, que les impongan una asignatura de Valores Cívicos, que a ver qué contenidos ideológicos les van a meter en el cerebro.

Españoles que quieren un país solidario, pero no de puertas abiertas y barra libre para todos, sin saber quién va a pagar la factura.

Españoles que no quieren que nadie se quede sin ser atendido en un centro médico, pero que no haya una sanidad universal sin control, en el que los extranjeros vengan aquí a ser atendidos en los centros hospitalarios y después se vuelvan a su país sin pagar la factura.

Españoles que no quieren que se abran heridas del pasado y se hable del dictador como si fuera el problema principal que tiene España, cuando ya hubo una Transición ejemplar que se fundamentó en la reconciliación de todos.

Españoles que no quiere que se juegue con la unidad de España para pagar el precio de unos votos que lo auparon por la puerta de atrás a la Presidencia del Gobierno.

No señor Sánchez, usted no es España y su política no representa a todos los ciudadanos.

Paloma Cervilla ( ABC )