Como están señalando diversas fuentes Pedro Sánchez está detrás de la no extradición de Puigdemont desde Cerdeña. La Abogacía del Estado, a las órdenes de Sánchez se opuso a la euroorden del juez Llarena y además como señalaba el digital Crónica Global la diplomacia española se habría movido entre bambalinas para evitar la entrega de Puigdemont a España.

Pedro Sánchez está dispuesto a todo con tal de seguir ocupando la Moncloa para lo cual ha de recibir los votos de los golpistas catalanes. Ello fue clave para la posición de la Fiscalía italiana que a su vez ha sido determinante para la decisión de los jueces.

Un país que se precie, por ejemplo, Italia, si se le deniega la extradición de un mafioso llamaría a consultas al embajador, negaría las extradiciones a España, y nos denunciaría ante el Tribunal de Justicia Europeo pero aquí no solo no pasa nada sino que el Gobierno colabora casi abiertamente con el enemigo.

Es evidente que el Gobierno de Sánchez Podemos no solo no tiene ninguna política para traer a Puigdemont sino que le apoya para que siga estando fuera del alcance de la Justicia española. Tenemos un gobierno en la Moncloa que colabora con Puigdemont y el resto de golpistas catalanes y que además asegura que si es por ellos ya se encargarían de indultarle en el caso de que alguna vez fuera extraditado a España.

¡Pobre España en manos de quien está! Menos mal que ETA, por lo menos la ETA armada, ya no está y que se adelantó a su época porque si hoy estuviera cometiendo atentados, Pedro Sánchez ya habría organizado una nueva “Mesa de diálogo” con ella.

Y además en el mundo comunista al que vamos hoy ETA obtendría lo que quisiese y todos la llamarían “organización antifascista” como a los norteamericanos del BLM. Y si hoy Al Qaeda tuviese un brazo político con 15 diputados en el Congreso podemos estar seguros de que el PSOE y Podemos serían sus aliados y habrían montado otra “Mesa de diálogo” sobre “el futuro” de, de momento, de Andalucía. Tiempo al tiempo.

No hay que olvidar otro dato interesante que pocos conocen en el conjunto de España. La Diputación de Barcelona la gobiernan esa cuadrilla de miserables llamada PSC junto con el partido de Puigdemont, cuya esposa rumana cobra un sueldazo de la Diputación.

Así pues, el PSC PSOE es aliado de Puigdemont. ¿Entienden ahora porque los socialistas nunca harán nada contra los golpistas catalanes? Mientras tanto desde el Gobierno y sus terminales se insulta al juez Llarena y a aquellos que en Cataluña se oponen al separatismo mientras se prepara la entrega a Cataluña de los trenes de Cercanías y de la RENFE, ya que hay que aumentar las estructuras de Estado catalanas así como de una nueva lluvia de millones e inversiones que pagará la España vacía.

Eso sí, los culpables de todo son Ayuso y los de VOX para este gobierno traidor que insulta a Madrid y ama a Cataluña y a “Euskal Herria”, no en vano no hay que olvidar que el PSOE gobierna Navarra gracias a un pacto con los herederos de ETA. ¡Pobre España!

Javier Navascués ( El Correo de España )