PEDRO » SIN MIEDO »

Pedro Sánchez como Juan sin Miedo. La historia de un presidente que convocó unas elecciones pensando que puede ganarlas. De un dirigente que no tenía miedo a nada. Que fue defenestrado de la Secretaría General del PSOE y volvió. Que contra todo pronóstico ganó unas primarias a Susana Díaz gracias al voto de la militancia. Que resucitó.

Que llegó a La Moncloa con una moción de censura que ni sus propios compañeros confiaban en sacar adelante. Que probó el poder y le gustó. Que se somete ahora a las urnas con el peligro de que ellas sean el susto definitivo. Su jarra de agua. Sánchez y su historia de resistencia.

Una trayectoria singular, entre la suerte, el crecimiento personal y la épica, que ha plasmado en un libro que presenta la próxima semana. Una osadía más de un presidente que ha convertido la audacia en su seña de identidad y en su debilidad.

Arrojo hasta para dar un paso de más. El que le llevó a pensar que podría convencer a los independentistas de que le apoyaran los Presupuestos sin tener que pagar el peaje de negociar el referéndum que le exigían. El que creyó que era el líder político capaz de solucionar la crisis catalana.

Este Sánchez es el que se enfrenta ahora a las elecciones, con más experiencia y más errores a la espalda. Más canas. Quienes le conocen bien aseguran que el común de los mortales no valora suficientemente su capacidad de atrevimiento.

No acaban de entender por qué hace las cosas. «Él ya sabe lo que es estar muerto (políticamente), lo ha vivido y no le produce ninguna inquietud». Por eso se la juega, explican, aunque a veces se dé la vuelta y no haya nadie detrás.

Marisol Hernández ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor