PERDÓNANOS, AMÉRICA

Tristísimo y postrándome de hinojos,
imploro su perdón al continente
de América, el hogar de mucha gente:
de negros cual betún a pelirrojos.

¡Y cómo no penar por sus enojos,
si les colonizamos malamente,
con este idioma nuestro, tan corriente,
la gripe, el Crucifijo… y hasta piojos!

Perdón por las hogueras con hereje,
la Virgen, San Antonio y San Benito
Abad… Pero, ante todo y por favor:

perdón por los ancestros de ese peje
mafufo y además, chingaquedito,
que funge como López Obrador.

Monsieur de Sans-Foy ( Libertad Digital )