PERIODISMO EN PELIGRO DE DERRUMBE

Antaño, ser periodista consistía en rellenar el «puto folio», que decía Umbral. Ahora se trata de que tus historias funcionen a golpe de clickbait.

Aunque la manipulación no es una novedad, la exigencia en los datos de tráfico y usuarios en las cabeceras digitales nos lleva a los periodistas a forzar los enfoques.

A veces incluso a retorcer la realidad. Sirva de ejemplo la imagen que ilustra este comentario. Casi todos los medios han publicado, con éxito de audiencia, que las autoridades de Bélgica destruyen este puente para facilitar el paso de grandes barcos. Pues no.

 Lo que se está demoliendo son unos arcos, adosados a un puente del siglo XIII, que carecen de valor artístico y arquitectónico.

Basta rascar un poco en las fuentes para contrastarlo. Quizá el periodismo, y no solo los puentes belgas, amenazan peligro de derrumbe.

Raúl Conde ( El Mundo )