PERPETUA

Reconforta comprobar que dos sectarios profesionales como Aznar y González cuando estaban en el poder, una vez abandonado éste recobren cierto discernimiento sobre cuestiones elementales políticas y sociales, no como otros veteranos que siguen en su minarete mental, tal vez porque nunca mandaron; por otro lado, se certifica el tópico carrozón de que el nivel de la clase política europea baja a la par que el de la población general: y no es que los jóvenes estén hoy peor preparados, al contrario: carecen de la perspectiva de los otros para comparar y ponderar situaciones existenciales.

Que haga falta una guerra civil o mundial, o vivir una dictadura para espabilar a las generaciones actuales, demuestra cierta tesis evolutiva de que las especies progresan a golpe de crisis violentas.

Lo avisó Kant: la paz perpetua vendría después de un hartazgo de guerras.

Tadeu ( El Mundo )