Buenas tardes

10487744_296256837214988_1280268962_n

Buenas tardes:

Abierta estaba la rosa,
pero la tarde llegaba,
y un rumor de nieve triste
le fue pesando las ramas;
cuando la sombra volvía,
cuando el ruiseñor cantaba,
como una muerte de pena
se puso transida y blanca;
y cuando la noche, grande
cuerno de metal sonaba
y los vientos enlazados
dormían en la montaña,
se deshojó suspirando
por los cristales del alba.

Fedrico García Lorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*