Buenas tardes

bailade blnco

Buenas tardes:

En esos momentos,
soy música, soy canción,
soy como campanas al viento
que doblan para bailar.

One Comment

  • xcraterh19

    24/06/2017 at 15:28

    Las campanas, bello y siniestro sonido, muchas veces he detenido mi andar para poder escucharlas. Incluso detecto la campana que no ha tenido el mantenimiento adecuado, desafina, suena a óxido de hierro cuando es bronce, pero aun así me conmueve, disponen de poder en todos los sentidos.

    Y una vez las utilicé, la bruja mala del cuento me lo pidió, narré la historia de esa mujer de 35 años, nuestros caminos se cruzaron y nuestros destinos fueron crueles, sobre todo con ella, muy cruel el suyo, sin embargo la bruja mala del cuento habló por ella y me pidió su perdón, que la perdonara.

    Yo fui engañado, utilizado y manipulado, y sin embargo me sentí muy culpable, hui de la realidad pero recordé sus palabras, y en una vieja iglesia, descubrí que las campanas estaban en tierra, invadí ese terreno y analicé cada una de ellas, las estaban sujetando a grandes pallets, iban a limpiarlas y repararlas y fue cuando recordé a la bruja mala del cuento, y si, le hice caso, puse una rodilla en tierra y mi mano abierta en la campana mayor, en el lugar donde recibía el golpe, junto el labio y el borde, sujeté la zona y cerrando los ojos busqué su rastro, rastro cortado por mí, pero en mi memoria estaba grabada con fuego, esa mirada tan ingenua, tampoco sabía besar.

    Y si, pedí ayuda al tañido, al lamento y a mi arrepentimiento por romper su recuerdo, quemé todo su rastro, cientos de fotografías, de lugares y momentos felices, donde todo era una mentira pasajera, ella sabía de su cita con la muerte y me lo ocultó, dejó que me enamorara de ella. Tengo la mirada humedecida por el recuerdo de aquella noche de terror y miedo que ella me llevó…

    La bruja mala del cuento es una chiquilla, ya no, han pasado algunos años, ya será una mujer, pero con muchos problemas, es depresiva, estudiaba biología en aquel entonces, fui su amigo invisible, confesor, confidente y amigo, me contaba todo, incluso profundos secretos de mujer, me contó su primera vez, incluso como la desfloraron, esa noche me lo contó, fue en un coche, algo impensable, pero es verdad, no fue bien, ella le perseguía, se lo advertí y de nada le sirvió.

    La bruja mala del cuento tiene familia, me envió una fotografía familiar, todos, un hermano mayor que la maltrataba, padres que se drogan y ella encontró la droga, por tanto aprovechó que era gratis, se drogaba, el día que me contó que estaba drogada, corté la comunicación, mi adiós fue corto, le dije que a partir de ese momento, comenzaba la destrucción de su cerebro, que sería lento pare imparable, cerré el correo y mi web, no podía tener compasión, sus problemas se debían al efecto de eso que se metía, ignoro si en vena o fumado, pero me hizo daño.

    La bruja mala del cuento desenterró mis recuerdos, maldije mi destino, de nuevo mi alma sangraba.

    Comentario dedicado a la bruja mala del cuento, de fondo sonido de campanas en el valle, cerca de la frontera portuguesa, tañido lento, pausado, diferente tono, tocan a muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*