PESADILLAS

La delegación del Gobierno en Madrid informa de que los restos de Franco no podrán trasladarse a la Almudena, «por motivos de orden público, riesgo de amenaza terrorista, de colapso en la zona o de enfrentamiento entre detractores y partidarios del dictador dentro de la cripta familiar».

Nada que no se pudiera prever cuando se anunció hace meses la exhumación del dictador contra viento y marea (marea vaticana incluida). El empecinamiento del Gobierno Sánchez en reavivar un asunto que dormía, en este caso, el sueño de los injustos (y en el mejor sitio posible, que era y es Cuelgamuros), es característico de una manera frívola de gobernar con ocurrencias y al día.

Sería bien triste que el cambio en España tuviera que ser fruto de pactos en que participe la ultraderecha. El PSOE ha de volver a la centralidad cuanto antes. O la posibilidad de ser el primer partido de España en escaños y votos no le servirá de nada.

Tadeu ( El Mundo )