1.- Contexto complejo de análisis historiográfico: Mucho se ha escrito sobre el particular, pero siempre de forma errónea, y para evitar localizar el origen de esa Bandera que hoy incluso la vemos ondear desde instituciones públicas españolas, violando claramente el principio de la neutralidad de las Administraciones del Estado, durante la Semana del Orgullo Gay.

Entiendo que es un tema muy controvertido y polémico, que además le coloca a uno en el disparadero del destructor Lobby Gay, pero hay cuestiones que, aunque uno tenga amigos en dicho colectivo y les respetemos sinceramente, no pueden impedir poner sobre la mesa cuestiones que creo que son de gran interés para la opinión pública española y mundial.

No pretendo ofender, sino todo lo contrario, esclarecer un asunto espinoso para que cada uno saque sus propias conclusiones.

Ahora que vemos que dicho poder gay se ha aupado a las más altas magistraturas del Estado, y que aniquila sin piedad a quien les opone resistencia, es momento de señalar el origen de esa Bandera Gay, con pruebas historiográficas indudables, que permitan al menos abrir un debate y proseguir en la tarea de esclarecer la verdad sobre la misma.

2.- La legalización del matrimonio gay entre los piratas: El verdadero origen de la Bandera “Gay” es la Bandera de los Piratas, esos mercenarios violentos y transgresores, hoy idealizados y reverenciados desde Hollywood, que a las órdenes de la alocada Reina de Inglaterra Isabel I se dedicaron a saquear todo lo que pudieron en los Confines del Imperio Español, entonces bajo el mando de la Dinastía de los Austrias, verdadero paladín de canon, moralidad y orden públicos en la Sociedad occidental de los Siglos XVI y XVII.

Verdaderos salvajes que no respetaban ni a nadie ni a nada; fanáticos de la violencia y del crimen, saqueadores, asesinos y violadores, despojos humanos que hicieron de la rapiña un estilo de vida que dio pingües beneficios a la Monarquía Británica tan propensa a ese tipo de prácticas. Y entre los piratas, la homosexualidad estaba normalizada completamente; de hecho era práctica común de sexualidad entre ellos.

Incluso son los primeros en legalizar el matrimonio homosexual en sus sociedades proscritas, denominado entonces “Matelotage”, existiendo Códigos piratas que prohibían estrictamente subir mujeres a bordo de sus barcos, siendo el castigo por esta infracción la muerte.

Todo era muy turbio en aquellas sociedades secretas donde reinaba la violencia, la testosterona y la agresividad sexual. Era una época en la que la Armada inglesa se basaba en “ron, sodomía y látigo” (como se señala en las crónicas de la época).

Y así fue que España, durante cientos de años les hizo frente mientras pudo, defendiendo a sus ciudadanos y posesiones de una forma de violencia inédita hasta entonces, y que además estaba promocionada desde la Jefatura suprema de Inglaterra, entonces como potencia emergente y hostil al Catolicismo de España, y lo que entonces significaba en su plenitud.

3.- La primera Bandera Gay localizada de la Historia: Hace 15 años escribí una novela muy bonita, Martín Vázquez de Arce, el famoso Doncel de Sigüenza, titulada “Sueño que soy Piedra”, que relata la fascinante vida y muerte de ese Soldado Poeta en las Campañas por Granada, en la Fase final por la Reconquista de España.

Ya había visitado antes su impresionante capilla en la Catedral de Sigüenza, y me llamó mucho la atención que frente a su estatua magnífica había unas Banderas piratas tomadas al enemigo inglés durante la magnífica campaña de España en defensa de Portugal en 1589, que finalizó con la consolidación de la Reunificación de ambas Coronas en la persona del magno Rey Felipe II de Austria iniciada diez años antes.

Se trata de una Bandera en concreto arrebatada en Portugal por los españoles en 1589 al pirata inglés Sir Francis Drake, reivindicado como icono gay por los lobbies homosexuales, bandera arrancada como botín de guerra por los españoles y que tiene un parecido asombroso la Bandera Gay actual, como se puede ver en la comparativa hecha a continuación.

4.- Contexto histórico de la derrota de la primera Bandera Gay: Esto sucedió el 5 de junio de 1589, tras el asalto fallido de la armada inglesa a la ciudad de Lisboa. Allí fue don Sancho Bravo y Arce de Laguna, sobrino-nieto del Doncel de Sigüenza, quien la capturó a las tropas inglesas y la depositó como trofeo de guerra en la Catedral de Sigüenza frente a su antepasado.

Esta bandera tomada por los españoles a los piratas ha sido objeto de restauración de forma reciente, tal y como se puede observar en el siguiente enlace:

https://kronosrestaura.wordpress.com/2016/06/06/banderas-drake-siguenza/

En aquella época España trataba con extraordinaria dureza al fenómeno de la piratería que tanto daño causaba por donde pasaba, y aunque la Leyenda Negra nos ha hecho creer que con el Desastre de la Armada Invencible en 1588 España entró en decadencia, nada más lejos de la realidad; ello elevó la ferocidad y la mentalidad españolas de acabar con los piratas y todo lo que significaban.

5.- Los ingleses como promotores mundiales del movimiento Gay: a nadie se le escapa que ha sido en las sociedades angloamericanas, Reino Unido y Estados Unidos, donde emergió el movimiento gay hasta lo que es hoy en día, y la fase de extensión de ese movimiento sexual e ideológico, por medio de Hollywood y Disney por ejemplo, entre las Naciones que conforman la Hispanidad. No es de extrañar, pues lo tenían ya escrito en su génesis histórica.

Lo que no está tan claro es que consigan controlar las Naciones Hispánicas, como hacen con las Angloamericanas, pues las nuestras son de base católica y de respeto al orden y a la moralidad públicas, y, en su génesis, también ferozmente enemigas de las Sociedades “tipo” pirata.

Los palos que nos hemos dado históricamente no se van a olvidar tan fácilmente.

Guillermo Rocafort ( El Correo de España )