PNV y EH Bildu, juntos por la independencia

El nacionalismo vasco escenificó ayer en las calles de San Sebastián, Bilbao y Vitoria su voluntad de provocar una ruptura territorial en España con la declaración de la independencia de Euskadi. La gran cadena humana que unió las tres capitales vascas, en la que participaron unas 100.000 personas, fue organizada por la plataforma soberanista Gure Esku Dago (Está en nuestras manos, en euskera), y estuvo ampliamente respaldada por los dirigentes de PNV y EH Bildu.

Desde la desaparición de ETA, la izquierda abertzale y el nacionalismo conservador han unido sus fuerzas con el objetivo de alcanzar lo que la banda terrorista no logró con las armas y el terror. No es de extrañar, por tanto, que el ex etarra Arnaldo Otegi exigiera ayer el «derecho de autodeterminación» para Euskadi.

El manifiesto de Gure Esku Dago, que replica en el País Vasco las movilizaciones de Òmnium y ANC en Cataluña, reivindica el derecho a decidir y no oculta su deseo de influir en la redacción del nuevo Estatuto que se prepara en el Parlamento Vasco, cuyo objetivo es romper con el principio de soberanía nacionale imponer una relación bilateral entre Euskadi y el resto de España, algo a todas luces inconstitucional.

El Mundo