PODEMOS Y CS APLASTAN AL PSOE

El PSOE de Felipe González no habría tenido duda alguna en apoyar al PP para hacer frente a los independentistas, y el de Alfredo Pérez Rubalcaba estaría incluso asesorándoles para que sus medidas fueran más contundentes. El PSOE de Zapatero no dejaría pasar la ocasión de proponer una ley al gusto de gays, lesbianas y transexuales y el de Pedro Sánchez no ha tenido hasta ahora objetivo más grande que el de sacar de la Moncloa a quien ganó las últimas elecciones. Así que el PSOE de septiembre de 2017 anda perdido por vivir obligado a validar a Mariano Rajoy, pero a desgana, mientras Podemos y Ciudadanos le asfixian desde la derecha y la izquierda con una pinza que le roba votantes por todos lados.

La ausencia de Sánchez, sin escaño en el Congreso, está ayudando a Pablo Iglesias a convertirse en el portavoz parlamentario de la izquierda. Desde Ferraz, el líder socialista seguro que le mira con envidia por permitirse el lujo de permanecer en una postura ambigua ante el desafío de los independentistas mientras él trata de embridar a muchos alcaldes del PSC que querrían seguir ese juego a la vez que apoya al Gobierno popular, porque no le queda otra, y se ve obligado a enfrentarse a aquellos con los que no hace muchos meses quiso formar gobierno cuando ya tenían puesta en marcha su hoja de ruta para marcharse de España.

Hoy en día Podemos está copando las iniciativas parlamentarias que hasta hace poco eran propias del PSOE y no hay más que mirar el orden del día de los últimos plenos del Congreso para comprobarlo. Esta semana los de Iglesias han planteado una ley que garantice los derechos de las minorías sexuales, una propuesta para que el Gobierno impida los alquileres abusivos y una pregunta al Ejecutivo para acusarle de estar impidiendo la llegada a España de los refugiados internacionales que debería acoger. Tres cuestiones muy del gusto de la bancada socialista.

 Ciudadanos, mientras tanto, compagina su apoyo total a Rajoy frente al desafío catalán con medidas destinadas a favorecer a las clases medias urbanas, que es donde más votos roban al PSOE. En el Congreso acaba de plantear una propuesta, que ni el PP se atrevería a proponer, para penalizar a los okupas. Y en la negociación que acaba de abrir con Cristóbal Montoro para apoyar los Presupuestos Generales del Estado, Rivera exige una bajada general de impuestos al ciudadano medio y nuevas ayudas para conciliar la vida laboral y familiar.
Curri Valenzuela ( ABC )
viñeta de Linda Galmor