PODEMOS IMPONE SU PROGRAMA IDEOLÓGICO AL PSOE

La mayoría parlamentaria que posibilitó la moción de censura contra Rajoy y llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa se unió ayer de nuevo en el Congreso para iniciar los trámites que modifiquen el Código Penal y se despenalicen delitos como el enaltecimiento del terrorismo, las injurias a la Corona, los ultrajes a los símbolos españoles y a las altas instituciones del Estado o las ofensas a los sentimientos religiosos.

Entre el oportunismo y la propaganda, Podemos y los nacionalistas vascos y catalanes han visto en esta proposición de ley una oportunidad propicia para poner a prueba a Pedro Sánchez y comprobar hasta dónde está dispuesto a llegar para sacar adelante sus Presupuestos.

Porque aunque la portavoz socialista, Adriana Lastra, intentó matizar el apoyo de su grupo a la propuesta de Unidos Podemos, adelantando que presentarán «muchas enmiendas» para garantizar la seguridad jurídica, el PSOE tendrá pocas opciones de frenar iniciativas con el fuerte sesgo ideológico de la izquierda radical y el soberanismo, tales como el anticlericalismo, el desprestigio de la monarquía o el desprecio a las víctimas del terrorismo.

Con tal de permanecer en el poder, Sánchez está dispuesto a dilapidar la histórica moderación de un PSOE centrado y respetuoso con el ordenamiento constitucional y sumarse a la campaña de desprestigio contra el Rey y la monarquía parlamentaria. No hay que olvidar que el pasado 11 de octubre, el Parlament de Cataluña reprobó a Felipe VI por su «posicionamiento» y su «intervención en el conflicto catalán» el 3 de octubre de 2017, con los votos de los comunes, JxCat y ERC, y la abstención de la CUP.

La iniciativa apostaba por «la abolición de una institución caduca y antidemocrática como la monarquía». Sánchez anunció entonces que recurriría la resolución ante el TC y ayer en el Senado volvió a reiterarlo, pero aún no lo ha hecho, y con los votos socialistas en el Congreso se mostró partidario de abrir un debate para que dejen de ser delitos calumniar, injuriar o amenazar a las altas instituciones del Estado y ultrajar los símbolos nacionales como la bandera e incluso el propio Rey como Jefe del Estado, «símbolo de su unidad y permanencia», como establece la Constitución.

Además, si prospera la proposición de ley de Podemos, también dejarán de ser delitos los insultos, las ofensas y la falta de respeto a los sentimientos religiosos, y el enaltecimiento del terrorismo, lo que supone sin duda un nuevo ataque a las víctimas tanto de ETA como de cualquier grupo asesino. Así, las víctimas quedarán desprotegidas frente a los ataques de quienes pretenden vejar o menoscabar su dignidad. El PSOE debe pensar si no está pagando un precio demasiado ignominioso para que su líder siga gozando de los privilegios del poder.

El Mundo

viñeta de Agustín Muro