POESÍA ERES TÚ

Es cierto lo que dice Pablo Iglesias: el asunto académico de Pedro Sánchez es cutre. Muy cutre. Pero no sólo por tomar unos párrafos de otro en beneficiopropio, sino por negarlo desde la primera vez que le preguntaron. Por manejar una tesis que parece flojilla, en general, como si fuese el tesoro del Carambolo. Por no despejar las dudas antes de que empezara la tormenta.

Y por tener a un país altamente envejecido pendiente de las chufladas académicas de unos mozos que no dan de sí, tampoco sobre el folio. Cuando un presidente del Gobierno se tambalea por no saber qué hacer con un trabajo universitario conviene revisar la alegría omnisciente con la que ha ido haciendo algunas promesas. Porque es probable que también para presidir tenga un doble fondo de fantasía, de cutrez y de pereza.

Esta generación de líderes de la EGB (que es la mía) está saliendo rana. Si fuera por el expediente de estudios no sabríamos que existen, pues sus triunfos no coinciden cuantitativamente con los espacios públicos que ocupan. Además, suelen estar por debajo de las estadísitcas de credibilidad. Esto también es cutre.Anduvo fino Zapatero cuando dijo aquello de que cualquiera podría ser presidente del Gobierno.

No sólo fue un selfie emocional soltado al aire como el que canta cuando se afeita (mirándose), sino que tenía razón y, además, aquel arranque de sinceridad se ha convertido en una profecía. Da igual por la izquierda o por la derecha. La estupidez no sabe de colorines. Al final la sospecha es que algunos llegan a presidentes o líderes de la oposición porque las olas del mar los llevan.

No se ha vuelto a repetir lo de aquel Felipe González legendarizado. Ni lo de aquel Aznar al que descarriló su vanidad cuando aún le quedaba una sombra de bigote. (Antes aún de aparecer como un baldado del sentido común). No es ni será nunca un mito, pero al menos tardó más en nublarse que estos de ahora. La derecha está en su guerra y a la izquierda real y sensata apenas se le escucha. La cutrez lo ocupa todo, incapaz de brindarle a la gente una propuesta estimulante. Una confianza. Un algo. Venga, va.

Porque el castillo de la cutrez está al límite de almenas. Por donde mires: el que no miente, enmierda. Y a eso han degradado la política, y el ánimo social, y la indignación cívica, y hasta el tedio. Porque todo vuelve a parecerse demasiado, una y otra vez. Porque exigimos altura, conciencia, responsabilidad y a ellos les suena a «Poesía eres tú». Vamos ya.

Antonio Lucas ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor