7-Junio: Puigdemont pondrá fecha y pregunta al referéndum

faroles

7-Junio: Puigdemont pondrá fecha y pregunta al referéndum

El nacionalismo se jacta de ir pasando pantallas desde que inició el proceso soberanista hace más de cinco años. Sin embargo, al contrario de cualquier juego de ordenador en el que las pantallas significan un avance, en el «procés» las pantallas se asemejan más a la canción de Ricky Martin, «un pasito pa lante, un pasito pa tras». Este «remake» del «Día de la Marmota» permanente se volvió a reproducir el lunes cuando el president Puigdemont convocó de urgencia, tras la presión de las entidades soberanistas, la constatación de la negativa a negociar del Gobierno de Mariano Rajoy, del fracaso de su prédica en Madrid y de la unidad de los partidos constitucionalistas, a los partidos partidarios del referéndum unilateral.

Todo el mundo esperaba que se concretara la pregunta y la fecha de la consulta en el cónclave soberanista de los «hooligans». Sin embargo, ni hubo debate sobre la pregunta ni sobre la fecha. En el encuentro, se constató que no estaban todos los que pretendían ser. Los Comunes de Ada Colau se habían descolgado. Y también lo hizo el colectivo socialista Avancem, del que forma parte el presidente del Pacto Nacional por el Referéndum, Joan Ignasi Elena, que no escondía su enfado por no ser convocado. De hecho, en la reunión sólo se llegó a una conclusión: el Govern debería anunciar la pregunta y la fecha de un referéndum unilateral, subyaciendo en el fondo las divergencias en el bloque soberanista que saben del fracaso de la iniciativa y especulan sobre una nueva convocatoria electoral.

Dicen fuentes presentes en la reunión que ERC planteó la necesidad de convocar el Pacto Nacional para volver a atraer a los Comunes a la reunión. O sea, se volvió a constatar el paso atrás. Los republicanos acudieron a la cita pero mantuvieron un perfil bajo. No hubo tuits de Junqueras ni muestras de entusiasmo. «No hemos de tener miedo en convocar el Pacto Nacional», dijeron en el cónclave en el que se constató que se necesita la presencia del partido de Colau para evitar que la convocatoria del referéndum se parezca lo menos posible al 9-N.

Una posibilidad a la que Junqueras no está dispuesto a jugar. «Si se convoca un referéndum, debe ser en serio», apuntan fuentes republicanas. Puigdemont aceptó la propuesta y ya se ha puesto manos a la obra para convencer a un reticente Xavier Doménech, que ha hecho patente su enfado por las críticas que ha recibido por parte de la vicepresidenta del ejecutivo, Neus Munté. De hecho, un enfado compartido desde ERC, porque «el Govern ha puesto en evidencia su debilidad. En lugar de enfatizar quiénes estaban en la reunión, ha criticado a los que no estaban. Vamos, que ha mostrado su debilidad». Los Comunes, por su parte, irán a una reunión del Pacto Nacional, pero mantienen su posición: no serán la muleta de nadie en un referéndum ilegal.

http://www.abc.es/espana/abci-puigdemont-contrata-encuesta-para-entrar-mente-espanolistas-201705311704_noticia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*