¿ Alguien sabe lo que es la libertad ?

La Estatua de la Libertad en una fotografía  de archivo sin fecha. El Servicio de Parques Nacionales considera reabrir la cabeza de la estatua que ha permanecido cerrada desde los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001. (Foto AP/Archivo)

¿ Alguien sabe lo que es la libertad ?

Un día como hoy puede ser el principio y el final de algo importante para España. Cada uno lo entenderá de una forma pero todos notaremos sus consecuencias.

Vivimos momentos experimentales, y aunque con frecuencia se ha dicho que esos ensayos hay que hacerlos con gaseosa, mucha gente es aficionada a jugar a la ruleta rusa, aunque ignore que puede acabar con un tiro descerrajándole la cabeza.

Estoy convencido de que gran parte de la gente que va a votar  – ya sea a la derecha o a la izquierda – ha tomado su decisión con escasos argumentos porque vivimos en la época de la simplificación y de los eslóganes cuando no de las mentiras y la manipulación.

Resulta llamativo que unas horas después de haberse conocido el resultado del referéndum en el Reino Unido sobre su permanencia o no  en la Unión Europea, muchos hayan denunciado el engaño consciente al que les sometieron los políticos que estaban a favor del Brexit  con información falsa sobre las consecuencias de esa salida.

En España sucede lo mismo, porque el transformismo y la ocultación han sido la base de esta campaña.

Más de una vez he afirmado, y lo repito y tal vez mañana también, que eso de que el noble pueblo español siempre tiene la razón es mentira, porque ni todo el puedo es noble, ni es capaz de detectar una mentira por gruesa que sea, cuando se la dice un político locuaz.

Durante el día de hoy se está celebrando lo que los periódicos llaman tópicamente la fiesta de la democracia, y por seguir con la metáfora me referiré al tópico que proclama que “cada uno cuenta la fiesta según le ha ido”.

Yo creo que hoy nos enfrentamos a un momento crítico. España hace tiempo que está convulsionada  por demasiadas malas prácticas políticas que van desde el nepotismo, a la corrupción, y al abuso de poder, y una vez más hay que reconocer que no hay partido político  – ni siquiera los nuevos-  que no tenga a gentuza entre sus filas.

Corremos muchos riesgos en estas elecciones.

Para mí, el riesgo de consecuencias más dramáticas es el de que perdamos la libertad, que es el valor supremo de cualquier ser humano. Pero me da la sensación de que los que siempre han vivido en libertad y no han conocido una dictadura, no saben de lo que estoy hablando.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*