ANÉCDOTA

vidorrañ

ANÉCDOTA

Tras la crisis que dejó el mercado laboral temblando y los derechos de los trabajadores sensiblemente mermados, el papel de los sindicatos debería ser fundamental. Ellos son quienes tienen que luchar para que la recuperación económica, visible ya en no pocas cuentas de resultados, también se vea reflejada en nóminas y calidad del empleo. El problema es que los constantes errores cometidos en la ultima década han socavado su credibilidad de tal manera que a estas alturas son muy pocos los que confían, ya no sólo en su capacidad de negociación sino en sus fundamentos, objetivos y bondades.

Durante los años de penuria descuidaron a los trabajadores más necesitados trasladando una imagen de «ande yo caliente» que provocó el desapego de una sociedad harta de interesados….

Ely del Valle( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*