ANNUS

medioam

ANNUS

Concluye un año malo, mediocre, desdichado, intolerante. Porque, aunque de manera personal muchas personas puedan congratularse de él, para el conjunto del mundo ha sido un período desafortunado. Sin embargo, todo termina. La finitud de las cosas es algo que no sabemos manejar bien.

Pocas veces somos conscientes de que todo acaba, incluidos nosotros mismos, nuestros deseos, pasiones y… por fortuna también nuestros temores. Éste ha sido el año en que varios tarados, asesinos a sueldo del autodenominado Estado Islámico, han regado el suelo con sangre de inocentes, cosechando siniestros récords de maldad y mortífera estupidez.

Ángela Vallvey ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*