ANTAGONISTA

antago

ANTAGONISTA

La estrella declinante de Pablo Iglesias Turrión necesita sobreactuar, ya que de lo contrario su luz se apaga con el discurrir terco de los días y de los acontecimientos. Conscientes de ello, los podemitas montan cada día un número. Como no logran el protagonismo del que viven, han decidido convertirse en antagonistas de la normalidad democrática, embarrando el noble territorio común del Congreso de los Diputados, donde todos los ciudadanos nos sentimos representados.

Esa mutación de algo tan serio como un Parlamento en un teatro es un ejercicio de vanidad que evidencia el endeble andamiaje intelectual de los neocomunistas. El teatro es siempre simulación: los virtuosos se entremezclan con los malvados, y los llantos se confunden con las carcajadas. Solo el narcisismo enfermizo explica el numerito que nos espera en cada sesión significativa de esta legislatura. La extrema izquierda reducirá la responsabilidad exigible en democracia al antagonismo y descalificación del otro. Pura involución.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*