AQUEL TIEMPO SIN IRA

hombretr

AQUEL TIEMPO SIN IRA

Cuarenta años ya empiezan a ser muchos. Nuestra democracia, con sus luces y sombras, ya es un sistema de libertades consolidado, a pesar de los embates y amenazas de los viejos fantasmas, reencarnados ahora en mesías convencidos en detentar el monopolio de la verdad. Pero la democracia sobrevivirá a estos peligros y a otros riesgos, siempre y cuando estemos alerta en su defensa.

Recuerdo perfectamente aquel 15 de junio de 1977. Fue un día luminoso; por el hermoso sol que lució en toda España y porque de verdad ese día estrenamos la democracia actual. Con sus cuarenta años encima, arrastra un cansancio vespertino, y dibuja alguna cana y ojeras. Pero sigue siendo la compañera leal que hizo el viejo camino de la vida con todos nosotros. Aquel día muchos no pudimos votar, pero se abrió la senda para ello.

Si volvemos la vista hacia atrás, comprobaremos el inmenso terreno ganado en libertad y progreso. Siempre habrá quien milite en la subcultura de la queja, pero estamos obligados a reconocer el paso de gigante que se dio aquel 15 de junio de 1977. Honremos a nuestros antepasados, que hicieron posible la concordia.

El Astrolabio ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*