EL ARDOR DE LOS NECIOS

turistasv

EL ARDOR DE LOS NECIOS

Menos callar ante el avance de mediocres y más mostrar coraje ante la conjura de los necios.

ADA es, en sí misma, el ardor. El ardor de no se sabe bien qué, pero el ardor. Ada es la causa. ¿Qué causa? Pues resulta difícil de definir o centrar, pero la causa permanente, porque las cosas siempre tienen causas permanentes, reivindicaciones constantes, luchas pendientes, metas por conseguir. Ya, sí, pero ¿qué fin perseguimos? Pues la felicidad colectiva, la seguridad permanente, la garantía constante… El nirvana que sólo un activista puede garantizar a sus conciudadanos.

En su reunión entusiástica con Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona por gracia de la izquierda municipal y universal ha afirmado estar con «el prusés». ¿Y qué es estar con «el prusés»? Sencillamente, no estar en contra de él.

Estar con «el prusés» es estar en contra de la ley, a favor de la asonada histórica de unos cuantos y por la consecución de una serie de objetivos contraproducentes para la inmensa mayoría de ciudadanos de la ciudad que preside, o como se llame lo que hace. Colau es la síntesis perfecta de la modernidad catalana: una ignorante al frente de la maquinaria de una ciudad.

La mayoría, esos catalanes que aún se tienen por sensatos, deberían manifestar más claramente su desafección a estos aventureros en lugar de callarse como puertas. Todos los que encuentro y que afirman estar espeluznados con lo que les espera deben salir a la calle y decirle a los Puigdemont y las Colaus que no se les ocurra jugar con sus vidas y sus haciendas, como tímidamente ha sugerido esta semana un grupo sectorial de empresarios. Menos callar ante el avance de mediocres y más mostrar coraje ante la conjura de los necios, ante el acuerdo indecoroso de individuos como esta pareja de somormujos.

Carlos Herrera ( ABC )

viñeta de Linda Galmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*