Ayuntamientos paralíticos

ayuntamiento

Ayuntamientos paralíticos.

Para la consigna no tienen rival. Lo mismo para destruir que para embaucar. La ley de Seguridad Ciudadana no ha amordazado a nadie ni conculcado derecho fundamental alguno pero con Ley Mordaza se ha quedado. A los ayuntamientos Podemitas les pasa algo parecido pero en contrario. Les han bautizado como del Cambio y ello parece conllevar dinamismo, acción, movimiento y avance.

En realidad lo que han estado en estos primero doce meses es paralíticos. Y aún peor, paralizantes y destructivos con cualquier posibilidad de progreso, de futuro y de trabajo. Han dejado a las ciudades sin proyectos. En Madrid, en Valencia, en Zaragoza y para que voy a contarles de Cadiz o ahora de Barcelona a quienes los okupas, así llamada una turba dedicada a la destrucción y que en muchas ocasiones por la noche duerme en el chalet de mama en Pedralbes, incendian cada noche y su alcaldesa exige a la policía que se dejen pegar no vayan a enfadarse los rompelunas con ella.

Ha pasado un año desde que llegaron al poder. Con exiguas minorías en la mayorías de los casos pero aupados a los sillones municipales por el PSOE, Madrid, Zaragoza, Valencia y por los separatistas como segunda muleta allí donde hizo falta, Barcelona y Galicia. Se han dedicado, mayormente, y como parte esencial de su tarea a la ideología, la propaganda y la ocurrencia. Quitar placas de calles, bustos de reyes, prohibir ocas en la cabalgata de Reyes y toda una ristra de actos de parecido pelaje. Eso es lo que se ha visto y comentado. Ocurrencias y propaganda.

Pero no ha sido ello lo más malo. Lo peor ha sido lo que con sordina se han llevado por delante. Lo que nos comienza ya a afectar y lo que va a suponer un parón y un retroceso en esas ciudades que comenzaremos a percibir crecientemente es la parálisis de todos los proyectos a los que su sectarismo ideológico, su antojera sectaria está arrumbando y arruinando. Las inversiones huyen-la burda mentira de Iglesias es un insulto a la inteligencia- y los puestos de trabajo que iban a dar lugar se esfuman. Y ellos tan contentos. Han logrado ahuyentar a los malvados capitalistas, a los pérfidos empresarios.

Han “conseguido” que por primera vez el paro en la ciudad de Madrid sea mayor que en el conjunto de la Comunidad. Han dinamitado la operación Chamartín y pretenden imponer un delirio ajardinado sobre las vías que, eso si, no hay, ellos no por supuesto, quien pague ni modo ni manera de poner en marcha que En Barcelona y en Valencia le han declarado la guerra al turismo y a la apertura de hoteles y complejos de ocio. A cambio les ofrecerán “La Ruta del Okupa” con quema de contenedores y destrozo de comercios como “Deportes de Aventura”.

En Zaragoza su alcalde Santiesteve, cuya mayor hazaña fue borrar ilegalmente el nombre de don Felipe de la fachada del pabellón de baloncesto, es alguien y según el propio presidente la Comunidad autónoma, el socialista Lamban que “No tiene capacidad intelectual para gobernar y solo toma medidas estúpidas”. Y dice que entrar en el Gobierno de la ciudad con sería ir “al matadero político más insufrible”.

Pero el señor Lamban resulta que gobierna en su comunidad merced a sus votos, porque el mismo sacó un resultado raquítico, lo mismo que Puig en Valencia y tantos otros. Porque, en su bipolardidad cada vez más rampante, el PSOE dice una cosa y hace la contraria, y eso, además, variable y dependiendo del lugar y del momento. Ahora los de Podemos, que era los cortejados ayer, son hoy los malos, pero resulta que en Barcelona se mendiga entrar en el Ayuntamiento y lo mismo sucede en Madrid y en el primer caso aún se va más allá y se marcha con ellos y los separatistas en manifestación contra la Constitución Española. Eso hizo el domingo Iceta.

Los de Podemos pueden volver a ser colegas mañana y de estos improperios pasarse de nuevo a las zalemas y los requiebros. Porque todo eso del “cambio” y otras rimbombante palabras biensonantes y hueras solo son poder, poder y poder. Y si se puede con Podemos pues con Podemos se puede y se pilla. Eso y nada más que eso son los hechos, los que han hecho y van a seguir haciendo. Si pueden.

Antonio Pérez Henares ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*