Barack Obama intenta blindar su legado de Donald Trump

obamaju

Barack Obama intenta blindar su legado de Donald Trump.

Consciente de que le sucede su antítesis, Obama hace lo posible por dejar una huella nítida que ni los hombres de Trump puedan borrar.

Todos los presidentes de Estados Unidos apuran sus últimos días de poder para saldar cuentas pendientes, dar últimos retoques, o, en resumen, cementar su legado. Es conocido que Bill Clinton se enfrascó en un frenesí de medidas sociales y medioambientales en enero de 2001, o que Jimmy Carter pasó las últimas horas en el despacho oval lidiando con la crisis de los rehenes de Irán.

Hay epílogos y epílogos, y el de Barack Obama está siendo especialmente anticlimático. La victoria contra pronóstico de Donald Trump ha activado un estado de emergencia en la Casa Blanca, donde el presidente, consciente de que le sucede su antítesis, hace lo posible por dejar una huella nítida que ni los hombres de Trump puedan borrar.

Algunas leyes aprobadas desde noviembre habían sido manejadas por la campaña de Hillary Clinton. La demócrata, favorita en las encuestas, habría tenido tiempo de aplicarlas con calma; el propio Obama imaginó que la transición a una soñada presidencia Clinton sería “como entregar las llaves de casa”. Pero el desenlace resultó diferente y el presidente ha tenido que pisar el acelerador.

Una de sus primeras decisiones post-electorales fue bloquear la construcción del oleoducto Dakota Access bajo el Lago Oahe, en Dakota del Norte. Las fuertes protestas de los nativos Sioux y organizaciones ecologistas mantuvieron en primera plana este proyecto de 3.800 millones de dólares. Donald Trump, que ha vendido sus acciones en la empresa responsable de construir el ingenio, podría impulsar su construcción.

Obama ha prohibido la exploración de gas y petróleo en cientos de millones de acres de tierras federales junto a la Costa Ártica y Atlántica, de Massachusetts a Virginia. El decreto, que se basa en una ley aprobada en 1953, fue concertado con medidas similares en Canadá y teóricamente no puede ser revocado por otro presidente. Probablemente requeriría una batalla en el Congreso y otra en los tribunales.

http://www.elconfidencial.com/mundo/2017-01-17/obama-trump-eeuu-clinton-dakota_1317293/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*