Barones y afines a Sánchez se arman para la batalla

iceta

Barones y afines a Sánchez se arman para la batalla: abstención patriótica o fórmula Iceta.

La tensión entre los dos bandos va en aumento y todo apunta a que alcanzará su cénit en el comité federal que tendría lugar tras la fallida investidura de Rajoy.

El PSOE está roto en dos mitades y no hay pegamento emocional capaz de unir los trozos. No se trata de los barones críticos frente a los fieles a Pedro Sánchez, tampoco de aquéllos más proclives a facilitar la investidura de Rajoy con una ‘abstención patriótica’ frente a los que proponen una fórmula alternativa (o ‘gobierno Frankenstein’) de la mano de Podemos. Lo que realmente distingue a los dos bandos en liza, aseguran, es que uno tiene responsabilidades de gobierno frente al otro, que está en la oposición.

Como apuntan desde una las comunidades críticas: “Los que gobernamos tenemos a cargo la vida de muchas personas, con un presupuesto que elaborar y unos fondos europeos que recibir. A nosotros, el bloqueo institucional nos mata. Los que se han hecho fuertes en Ferraz, en cambio, son los que no tienen responsabilidades. A esos les importa menos. Pedro se ha rodeado de perdedores, de los Tudanca, Idoia, Iceta, que son “los del 12%”, es decir, los que no logran más del 12% de los votos en sus respectivos territorios”.

Los puentes han saltado por los aires. No se hablan. No hay empatía. Los barones critican por lo bajo al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, al que acusan de creerse descender de la pata del caballo del Cid, mientras al mismo tiempo, en Ferraz, hacen incursiones en las federaciones críticas para erosionar los liderazgos regionales.

Será entonces cuando comience la batalla final en el PSOE. ¿El escenario? Un nuevo comité federal en el que se pondrán sobre la mesa tres únicas opciones posibles: facilitar un gobierno del PP en una segunda ronda de investidura (en caso de que Rajoy se decida a repetir) a cambio de una lista de exigencias; probar con la ‘fórmula Iceta’ y que Pedro Sánchez lo intente con Podemos y los independentistas, o ir a terceras elecciones. A priori, ninguna de las tres posibilidades parece buena para los intereses del PSOE.

El Confidencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*