BOICOT DE LOS SINDICATOS A LA NUEVAS ” REVÁLIDADES “

sinditraiores

BOICOT DE LOS SINDICATOS A LA NUEVAS ” REVÁLIDADES ”

La paz en las aulas apenas ha durado un año. El paréntesis que se abrió durante las negociaciones del pacto de Estado se ha cerrado súbitamente y la comunidad educativa está pasando de la perplejidad a la agitación. El Ministerio sigue escabulléndose mientras la mayoría del Congreso clama por la derogación de la Lomce, una ley que nadie quiere pero que cuenta con el respaldo del Tribunal Constitucional. En este contexto incierto, profesores, padres y alumnos integrantes de la Plataforma por la Escuela Pública han llamado a manifestarse el 8 de mayo contra la Ley Wert y a “boicotear” las evaluaciones finales de 4º de la ESO.

Todo el mundo sigue llamando reválidas a estas pruebas, a pesar de que Íñigo Méndez de Vigo paralizó sus efectos académicos mientras se alcanzaba un pacto. El ministro ha prometido que las va a dejar como están ahora: no cuentan para la nota ni sirven para pasar curso. Pero, aun así, la ley obliga a hacerlas a los alumnos de 16 años. En la puerta de los institutos, en los patios y en los claustros está resurgiendo el movimiento antirreválidas, sobre todo en la Comunidad de Madrid, que examinará a todos sus alumnos hoy y mañana.

Los sindicatos CCOO y UGT han convocado huelga de profesores para esos días y debaten si se extiende la medida también a otras regiones. La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) ha pedido a las familias que no lleven a sus hijos al colegio para no tener que hacer las pruebas y el Sindicato de Estudiantes propone: “Haz un Cifuentes y no te presentes a las reválidas”.

¿Por qué esta rebelión? “Somos partidarios de evaluar el sistema educativo, pero estas pruebas censales no son útiles para mejorar. Al final, lo que quieren los centros es sacar buena nota y se dedican a adiestrar y entrenar a los alumnos para el examen, descuidándose otros aspectos de la enseñanza”, responde Francisco García, de CCOO. Le dan la razón Maribel Loranca, de UGT, y Camilo Jené, de la Ceapa, que añaden que “estas pruebas condicionan todo el calendario” y la nota, aunque no cuente, figura para el futuro en el expediente académico del alumno.

Los que siempre habían sido partidarios de estas pruebas son también críticos con cómo las ha dejado el Gobierno: en cada región se hacen de una forma y no sirven para comparar ni para hacer un diagnóstico global del sistema educativo.

Olga R, SanMartín ( El Mundo )