Cacareo gallináceo

gallinas

España es la única nación del mundo libre en la que recordar que cumplir con las leyes y los deberes se puede interpretar como una amenaza fascista. No entiendo el lío que se ha montado como consecuencia de las palabras del ministro de Defensa, Pedro Morenés. Escribí días atrás que en nuestras Fuerzas Armadas, calladas, abnegadas y disciplinadas – además de su admirable operatividad–, no se oyen ya los ruidos de sables en las residencias de oficiales o salas de banderas.

Ecos silenciados de otro siglo. Pero a las Fuerzas Armadas hemos encomendado, con abrumadora mayoría e individualmente como sujetos constituyentes «garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional», actuando siempre a las órdenes del Gobierno.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*